Es muy común oír hablar de los ácaros cuando se hace mención al polvillo que abunda en todos los ambientes del hogar Sin embargo, muchas veces, se desconoce realmente a qué cosa se está haciendo referencia, ya que no es muy común oír descripciones al respecto. Lo cierto es que los ácaros son una subclase de arácnidos que miden entre 0,2 y 0,5 milímetros, y generalmente se encuentran presentes en el polvo doméstico, aunque pueden hallarse en una gran variedad de hábitats.

Ácaros en el hogarEstamos acostumbrados a padecerlos, principalmente por la acción de sus excrementos, los cuales producen diferentes problemas respiratorios que pueden ir desde algo cotidiano como una alergia, hasta cuestiones más delicadas como el asma u otras insuficiencias respiratorias. Por eso, si bien resulta prácticamente imposible eliminarlos por completo, es imprescindible combatirlos, para reducir considerablemente su cantidad y prevenir cualquier tipo de complicación.

Consejos para eliminar los ácaros

  • Ventilar las habitaciones a diario. Esto permite una constante renovación del aire y evita la humedad, lo que reduce considerablemente la presencia de los ácaros.
  • Limpiar el polvo. Es importante quitar cualquier tipo de acumulación de polvo ya que allí se juntan estos alérgenos. En lo posible debe hacerse con un trapo húmedo ya que con un plumero, solo se logra disiparlos por el aire.
  • Utilizar la aspiradora. Del mismo modo que actúa el trapo húmedo, este instrumento permite que, al momento de realizar la limpieza, el polvo no se disperse en el aire, sino que quede atrapado en la bolsa correspondiente.
  • Intenta evitar las alfombras. Si bien son un interesante elemento de estética y comodidad, las alfombras fomentan considerablemente la acumulación de ácaros que quedan retenidos allí. En caso de estar afectado habitualmente a problemas de alergia, debe considerarse la posibilidad de realizar un cambio de piso.
  • Cambiar regularmente las sábanas y frazadas. Es preciso destacar que los ácaros se alimentan, entre otras cosas, de restos microscópicos de piel. Por eso, tanto las sábanas como frazadas que utilizamos diariamente, poseen una gran cantidad de dichos residuos, los cuales atraen a estos arácnidos.
  • Lavar la ropa con agua caliente. Si bien puede funcionar el lavado con agua fría y secado al sol, lo cierto es que en ese caso los ácaros pueden sobrevivir. Por eso, se recomienda realizar una limpieza a base de agua a una temperatura mayor a los 55 grados, para asegurarse de un correcto exterminio.
  • Evitar la acumulación de objetos en desuso. Principalmente en la habitación, es conveniente retirar cualquier tipo de oso de peluche, adorno, frazada o lo que sea que pueda servir simplemente para acumular polvillo. De paso, esta es una buena medida para mantener un correcto orden del lugar y aprovechar el espacio.
  • Eliminar las pestes. Además de ser molestos, asquerosos e invasivos, cualquier tipo de insecto o roedor que afecte de forma recurrente nuestro hogar, creará también un ambiente muy propicio para una mayor presencia de ácaros.