No todo el mundo tiene por qué saber de mecánica (y de coches en general). Es por eso que mucha gente desconoce lo importante que será para la vida útil de un vehículo el hecho de pasar un buen rodaje.

Rodaje de un coche nuevoEmpecemos por explicar un poco en qué consiste eso del rodaje. Cuando un vehículo sale de fábrica y llega a manos de su comprador llega testado funcionando perfectamente. Pero la mecánica de un coche necesita un tiempo de uso para terminar de acoplarse bien, además de establecer unos consumos definitivos tanto de aceite como de carburante. La caja de cambios, los frenos y los neumáticos también deben pasar este proceso. Ah, y las motos también necesitan rodaje!

La duración del rodaje depende de muchos factores dependiendo de múltiples factores como la marca, la mecánica, etc, pero en un término medio se establece en los 2500 primeros kilómetros (y nunca por debajo de los 1000).

Normalmente al adquirir un vehículo nuevo es la propia marca la que aconseja a su cliente el tiempo de rodaje. Y a estas alturas del artículo probablemente te estés preguntando qué debes hacer para hacer un correcto rodaje al coche. Lo vamos a sintetizar lo máximo posible con los siguientes puntos:

 

  • Conduce a una velocidad moderada.
  • Mejor en ciudad, sin demasiado tráfico. Así el coche será sometido a más cambios de ritmo, uso de marchas, frenadas, etc.
  • Evita los recorridos cortos y procura que el motor funcione hasta tomar su temperatura habitual de funcionamiento, manteniéndola un buen rato.
  • Intenta no forzar la maquinaria en exceso. Nada de acelerones ni frenazos bruscos. Nada de acelerar a fondo.
  • Ojo con los frenos y los neumáticos. Para responder al 100% de sus posibilidades (sobre todo en mojado) necesitan también un tiempo de uso. Mínimo 500 km.
  • No superes las 3000 revoluciones (en diésel) ni las 4500 (en gasolina) a no ser que sea imperativo por motivos de seguridad.
  • Procura no usar el aire acondicionado en los primeros 500 kilómetros. Después sí es aconsejable llevarlo puesto dado que también tiene su proceso de ajuste.
  • Los motores dotados de turbo no requieren ningún cuidado especial salvo extremar la precaución cuando el coche está en frío. Las arrancadas deben ser más afinadas. Más suaves.
  • Durante el rodaje es normal que el vehículo consuma más aceite y carburante de lo normal. Los consumos medios se irán normalizando poco a poco.