Tener un hijo es una de las experiencias más bonitas para una pareja. Pero, en ocasiones, quedarse embarazada puede resultar difícil y costoso. A continuación te damos una serie de consejos para quedarse embarazada y que todo el proceso fluya de manera natural.

No te obsesiones. El estrés es uno de los principales enemigos para quedarse embarazada. Si te obsesionas con el tema, lo más seguro es que tu mente y tu cuerpo se blinden para evitarlo y que te cueste mucho más conseguirlo. Si deseas tener un bebé, simplemente inténtalo y evita estar todo el día pensando en el tema.

Abandona los métodos anticonceptivos. Es fundamental que dejes de utilizar cualquier tipo de método anticonceptivo para quedarte embarazada. Si has estado tomando la píldora hasta hace poco, tu cuerpo necesitará algún tiempo para ajustarse a la nueva situación. Asegúrate también de que tu pareja no esté tomando ningún medicamento que pueda afectar a su fertilidad.

Descarta cualquier tipo de problema de fertilidad acudiendo al médico. Si en tu familia o en la de tu pareja hay antecedentes de infertilidad, llevas mucho tiempo intentando tener un bebé sin lograrlo o tienes dudas fundadas sobre esta cuestión, lo mejor es que acudas al médico y os sometáis a pruebas que determinen cuál es vuestro estado.

Cómo quedarse embarazadaCuida tu alimentación. Tanto el exceso de comida como la falta de alimento no son buenos ni para tu salud ni para tu objetivo de quedarte embarazada. Asegúrate de seguir una dieta equilibrada que incluya todos los nutrientes y que permita que tu cuerpo funcione bien. Los problemas con la alimentación pueden provocar serias dificultades para quedarte embarazada.

Conoce tu ritmo de ovulación. La ovulación es uno de los procesos del ciclo menstrual que se usa para conocer cuáles son tus días más fértiles. El ovario libera un óvulo, que es el que podrá ser fecundado y dar lugar a un bebé. No todas las mujeres coinciden en la fecha de ovulación. Si tu ciclo menstrual es muy regular y se produce cada 28 días, hacia la mitad (el día 14) será cuando se produzca la ovulación. En la farmacia puedes adquirir detectores de ovulación que te ayudarán a determinar cuándo se produce. También existen calculadoras para ello, en las que deberás introducir la duración de tu ciclo, entre otros datos. Las mujeres con ciclos muy regulares podrán saber con mayor exactitud cuándo ovulan.

Elige tus días fértiles. Aunque podéis intentarlo tantas veces como queráis, si mantenéis relaciones sexuales dentro de los días fértiles, aumentarán las posibilidades de que te quedes embarazada. Entre uno y dos días antes de la ovulación, hasta 24 horas después de ella es el momento en el que tu cuerpo se encontrará más receptivo al embarazo.

Disfruta del proceso. Tener un hijo es una de las cosas más bellas de la vida. Por eso merece la pena que disfrutes del proceso, que te encuentres llena de alegría y de ilusión y que lo afrontes con optimismo. Eso te relajará, te hará sentir más plena y feliz y aumentará las posibilidades de que pronto te quedes embarazada.

Estos consejos para quedarte embarazada te ayudarán a lograr tu objetivo. En los tres primeros meses de intentos, si todo va bien, la mayoría de las parejas lo consiguen sin problemas.