Conquistar a una mujer puede ser más fácil de lo que pareceSaber cómo conquistar a una mujer es la asignatura pendiente de muchos hombres. No hace falta ser un Casanova ni un Don Juan para conquistar a una mujer, pero sí tienes que tener en cuenta que a la mayoría de ellas les gustan los hombres románticos, seguros de sí mismos, protectores, elegantes y seductores.

Si te gusta una mujer, encárgate de que lo sepa. Una mirada directa, una invitación, un detalle bonito como unas flores o acordarte de una fecha significativa como el día de su cumpleaños pueden ser los detalles que marquen la diferencia a la hora de decidirse por ti. A las mujeres les encanta sentir que son importantes para un hombre, así que no les prives de ese capricho.

Pon en marcha tu memoria y activa tus neuronas para recordar cosas a las que podrías no dar importancia, pero que son la clave para conquistarla: su canción favorita, el nombre de su mejor amiga, su flor preferida, el perfume que usa, ese viaje que ella siempre ha deseado hacer… Si eres capaz de memorizar datos como estos y demostrarle que los recuerdas sacándolos a colación en algún momento, la conquista está cerca. Si, además, eres capaz de sorprenderla haciendo realidad alguno de sus deseos, la conquista está garantizada.

Tan importante como mostrarte seguro y masculino ante ella es dejarle ver tu lado más elegante, sensible y seductor. Cuida al detalle tu aspecto. Ocúpate de tu cabello, de tu barba y de tus manos, ya que las mujeres suelen prestar mucha atención a ellos. La ropa que utilizas también es importante. La combinación de los colores de las prendas, el uso de complementos y el calzado transmite mucha información sobre ti.

Pero una imagen cuidada no sirve de mucho si no eres capaz de demostrar tus sentimientos y tu lado más sensible. Hablar de la amistad y contar anécdotas de momentos entrañables y familiares hará que ella sienta que es importante para ti. Muéstrate directo y sincero. No temas hablar de tus emociones. Dejar claro lo que sientes por ella es un punto a tu favor.

Lograrás conquistarla si, además de todo esto, pones en marcha tu faceta más seductora. Saca a relucir todos tus encantos. Utiliza tu mirada y tu sonrisa. Acércate a ella sin miedo, con seguridad y demostrándole que te gusta, que vas en serio y que eres capaz de hacer lo que haga falta para conquistar su corazón.