A la hora de viajar, elegir bien un hotel es una de las decisiones que pueden marcar la diferencia entre un viaje que recordarás con agrado o no. Los hoteles son los establecimientos que acumulan más quejas por parte de viajeros insatisfechos una vez que regresan a sus lugares de origen. Pero no tienes por qué vivir una mala experiencia. Aquí tienes algunos consejos para elegir bien un hotel y acertar.

Reserva con antelación. Según las fechas que escojas, encontrar hotel puede convertirse en una misión imposible. Asegúrate una habitación haciendo tu reserva con tiempo suficiente.

Decide según tus necesidades. ¿Cuánto tiempo vas a pasar en el hotel? ¿Lo quieres sólo para dormir o vas a pasar buena parte del día en él? Según lo que necesites, así debes valorar todas las comodidades que ofrece. Si no vas a tener tiempo para disfrutarlas, puedes estar pagando de más. Algunas veces, un hotel modesto puede adaptarse mejor a tus verdaderas necesidades que el mejor cinco estrellas.

La ubicación es importante. La situación del hotel es muy importante y la elección correcta depende mucho del objetivo de tu viaje. Si vas a pasar la mayor parte del tiempo en el centro de una ciudad, escoger un hotel en las afueras sólo te hará perder tiempo y dinero, aunque sea más barato.

Cómo elegir un buen hotelValora si te conviene contratar sólo alojamiento, media pensión o pensión completa. Algunas ofertas incluyen desayuno y comida junto al alojamiento, pero no siempre merecen la pena. Si vas a estar moviéndote mucho durante tu viaje, quizá no te dé tiempo a volver al hotel, comer y regresar a donde te encontrabas.

Busca lo que necesitas y pregunta si tiene cargo adicional. Conexión a Internet, servicio de fax, lavandería en el propio hotel, son algunos ejemplos que te pueden sacar de muchos apuros durante tu viaje. Si los necesitas y los vas a utilizar, asegúrate de que están disponibles en tu hotel y pregunta si están incluidos en el precio para no llevarte sorpresas.

Consulta qué facilidades ofrece si viajas con niños. Algunos hoteles cuentan con servicio de niñera por un pequeño coste adicional, tienen salas de juegos para ellos y cunas o camitas adaptadas. Si viajas con niños, consulta con el hotel cómo lo tienen organizado para ellos.

No contrates servicios que no vayas a utilizar. Es muy tentador escoger hoteles con muchos servicios disponibles. Pero realmente no merece la pena contratarlos si no los vas a utilizar. Si no te va a dar tiempo a hacer uso de la sauna, del gimnasio o del spa, no tiene mucho sentido que los contrates. Destina ese dinero a algo de lo que realmente vayas a disfrutar.

Atención a las ofertas de última hora. Algunos hoteles muestran en sus páginas web ofertas de última hora con unas rebajas muy suculentas. No dejes de consultarlas antes de reservar.

Con estos consejos para elegir bien un hotel, acertarás seguro. Planifica tu estancia con antelación y disfruta de tu viaje.