Incorporarse al mercado laboral en la coyuntura actual es tarea complicada, sobre todo en los países que están siendo más duramente azotados por la crisis económica global. En este artículo comentaremos algunos de los factores que más te pueden ayudar en la búsqueda de trabajo.

Las crisis van y vienen. Cada una tiene sus características y sus repercusiones. De hecho dentro de un mismo país puede golpear a unos sectores u otros. Pero precisamente es en esos momentos cuando, más que nunca, habrá que poner más ahínco y darle más vueltas a la cabeza con el fin de lograr nuestro objetivo.

encontrar-trabajo-02El autoempleo es una buena salida y con gran flexibilidad, sobre todo si tenemos una idea innovadora que pueda satisfacer a la gente.  Sin embargo a menudo requiere una inversión inicial que no todo el mundo se puede permitir. Además ser tu propio jefe requiere todavía más disciplina y constancia que un trabajo subordinado. Hay que estar preparado para soportar unos comienzos que siempre son difíciles, muchas veces incluso con más pérdidas que ganancias. No obstante existen negocios que no requieren demasiado desembolso, o prácticamente ninguno, como pueden ser muchos de los relacionados con las nuevas tecnologías. Internet es una ventana a un número infinito de potenciales clientes. El comercio digital está constantemente en auge, si bien poner tu propia tienda en el ciberespacio no es la única forma de ganar dinero con internet. Redactores, fotógrafos, analistas, videobloggers…  La creatividad siempre tiene cabida. De hecho en los portales de búsqueda de empleo puedes encontrar ofertas de este tipo.

Si el autoempleo no es tu opción, comienza por crear un buen currículum. Envíalo a cuantos sitios se te ocurra con una carta de presentación. Haz ver que estás interesado el puesto y destaca las cualidades que crees que te harán merecedor de conseguirlo. Prepárate bien si acudes a una entrevista de trabajo. Algo que puede ampliar tus probabilidades de éxito es la movilidad laboral.  Amplia el radio de búsqueda todo lo que te permitan tus posibilidades de desplazamiento. Reflexiona sobre tus exigencias salariales si éstas son muy altas para disminuirlas un poco. Y nunca subestimes la formación. Con mención especial para los idiomas.  Cuanto más amplia y actualizada sea tu formación, mayores serán tus opciones. Existen cursillos que pueden acabar dándote la llave para entrar al mercado laboral.

Puedes aceptar trabajos puente, que te ayuden a salir adelante temporalmente mientras buscas otro mejor, pero si ya de primeras sabes que es un trabajo que te repugna o que crees que no es para ti, no lo aceptes porque acabará mal.

Mientras no encuentres trabajo también es importante que mantengas una rutina de hábitos que te permita no perder el tiempo y caer en el inmovilismo más absoluto que no hará otra cosa más que agravar tu situación.