El agua es un elemento fundamental en nuestras vidas. Sin ella, el cuerpo no puede funcionar correctamente. Con el calor, la pérdida excesiva de agua puede conducir a la deshidratación. Por eso te ofrecemos unos consejos para que este verano sepas prevenir la deshidratación.

La deshidratación se produce cuando el cuerpo pierde una importante cantidad de agua. Tanto en climas cálidos como en otros momentos, el cuerpo utiliza sólo la cantidad de agua que toma. Es por eso por lo que la ingesta de agua es tan importante en tu dieta diaria.

evitar-deshidratacion-02El cuerpo pierde agua de diferentes formas. Algunos procesos metabólicos como la reparación y la respiración celular necesitan agua. La excreción de productos de desecho corporales a través de la micción también causa una pérdida de agua. Pero la forma más rápida de perderla es a través de la transpiración o sudor.

El sudor es el mecanismo que utiliza nuestro cuerpo para mantener una temperatura adecuada. El agua sale del cuerpo a través de la piel y se evapora produciendo la refrigeración de los tejidos. Puede que sudar no te parezca de lo más refrescante, pero tiene el mismo efecto que si soplaran a través de los poros de tu piel.

Cuando tenemos sed, ya estamos sintiendo los primeros síntomas de la deshidratación. El mareo, la orina de color oscuro, la pérdida de apetito, la intolerancia al calor, la tos seca y la fatiga son los otros efectos de la deshidratación.

Los nutricionistas recomiendan beber al menos ocho vasos de agua al día. Algunos médicos han elevado ese límite a diez o más, dependiendo del nivel de actividad y del peso corporal.

La mejor manera de lidiar con la deshidratación es evitarla. Hay algunos consejos básicos que se pueden seguir para evitar caer en ella.

Bebe agua durante todo el día. Beber mucha agua durante una actividad física intensa no es suficiente para compensar las carencias de líquido que se han producido a lo largo del día. Una vez que empieces a sudar puedes crear un déficit de agua con bastante rapidez. Si estás tratando de beber al menos ocho vasos al día, bebe un vaso aproximadamente cada dos horas para mantenerte hidratado.

Use ropa holgada para hacer deporte. Si hace calor, la ropa oscura puede atraer más calor todavía. Utiliza ropa ligera, holgada, hecha de un material transpirable, para reducir al mínimo la pérdida de agua a través del sudor y para extraer la humedad de tu cuerpo y que te sientas más fresco.

Evita las bebidas con gas y el alcohol. Este tipo de bebidas sólo sirve para aumentar la sed. Además, requieren de mucha más agua para poder ser excretadas. Pueden tener buen sabor, pero no ayudan en absoluto a combatir la deshidratación. Reserva esa cerveza o el refresco con gas para otro momento.

La deshidratación es un asunto serio. Si hace calor o si estás haciendo deporte, reemplazar el agua perdida con más agua te ayudará a cuidar de tu salud.