Cada vez más hogares cuentan con espacios especialmente dedicados al trabajo, tanto de personas adultas como de estudiantes. Es por eso que hemos reunido una serie de consejos básicos para la correcta optimización de espacios de trabajo en casa.

Espacio de trabajo

  •   Iniciar con las las zonas de “alto tráfico”: El salón y la cocina son generalmente los dos espacios más utilizados en la casa, si no tiene una habitación adicional que se pueda convertir en una oficina, es en estos dos espacios donde se puede configurar su espacio de trabajo en casa. Encontrar una o dos buenas silla giratorias y reorganice los armarios de la cocina para liberar algo de espacio destinado al nuevo espacio de trabajo. Cuando la cocina regrese a su estado normal destinado a la preparación de, nadie se enterará de que estaba trabajando allí a otras horas del día. Si tiene una casa más grande, simplemente elija la habitación libre más pequeña libre para convertirla en su nuevo lugar de trabajo y al mismo tiempo disfrutar de la libertad de crear un espacio para dar la bienvenida a los huéspedes en su hogar.
  •     Utilizar recipientes de almacenamiento: Asegúrese de que cuenta con espacio suficiente para archivar carpetas, documentos y equipos de oficina en general, así como un rincón destinado para su portátil. Con el transcurso de los años, el estilo de los recipientes de almacenamiento ha aumentado hasta llegar a estar de moda de nuevo debido a su funcionalidad y a que no sólo responden a la decoración de su oficina, los puede integrar de modo que nadie se dé cuenta de que alguna vez se usaron para su negocio, principalmente si el espacio de trabajo tiene doble objetivo.
  •     Dividir los elementos de almacenamiento en categorías: Se pueden utilizar diferentes contenedores para organizar los diferentes procesos dentro de su flujo de trabajo. Cestas o contenedores más pequeñas son adecuadas para el correo, libros y carpetas de oficina en general, mientras que los contenedores más grandes sirven para almacenar artículos voluminosos y colgar las carpetas de manila.
  •     Deshacerse de cajones y armarios: Si desea transformar, sea su cocina o habitación en una oficina o lugar de trabajo, es más fácil comenzar con un espacio vacío e irlo llenando poco a poco en lugar de simplemente mover o desplazar las cosas de su lugar habitual. Si hay artículos ya no use o necesite, no dude en llamar a una organización benéfica local para donar todo tipo de utensilios de cocina juguetes, ropa, entre otros.
  •     Etiquetar los contenedores debidamente: Esto le ayudará a sentirse organizado, simplemente use etiquetas impresas o un marcador permanente para identificar el contenido de los recipientes de almacenamiento, evitando la escritura en el propio recipiente en caso de que necesite ser reutilizado en otro tipo de contenido posteriormente. Etiquetar también hace mucho más fácil la identificación al momento de vender o regalar el contenido de un contenedor en particular ya que no tendrá la necesidad de abrir cada uno para saber qué contiene.